viernes, junio 16, 2017

UN RECUERDO Y UN ANHELO...





"El Rafaelito", le decía mi madre a su nieto consentido: fue su primer nieto varón y ella le profesaba un cariño especial al primogénito de su hijo mayor. El muchacho creció y se hizo hombre, ella enfermó y poco a poco se fue yendo de este mundo hasta que nos dejó para siempre llevándose la ternura que nos deparaba su dulce compañía. Desde aquel día, el protagonista del cuento ha cambiado lentamente su manera de ser, ha ido perdiendo esa bonita alegría que le caracterizaba y se ha vuelto algo huraño, no es el mismo de antes... tal vez le haga falta, más de lo imaginable, su querida abuelita Elvira.


EL RAFAELITO

Quisiera otra vez tener
el hijo que tuve ayer,
el que como buen amigo
despertaba mi alegría
y madrugaba conmigo
  a correr en bicicleta…
ese muchacho que un día
hizo mi vida completa.

El joven pulcro y decente,
soñador e inteligente
que fue modelo a seguir:
amable, bien educado
y dispuesto a sonreír
  con absoluta franqueza…
el muchacho bien plantado
de los pies a la cabeza.

Sé bien que no está perdido,
pero se halla refundido
entre las cosas, mundanas,
que le causan embeleso
y se olvida por semanas
  de venir a saludarme…
con los abrazos y el beso
que solía regalarme.

Por tanto amor que profeso
   no dejo de ilusionarme…
por eso, sólo por eso.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.




24 comentarios :

  1. Seguro que no está tan distante como parece y sí muy cerca...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Los hijos a veces no son como queremos pero los queremos igual, Rafael, un abrazo solidario!

    ResponderEliminar
  3. Ten fe,los años ayudan,abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que lo lea, pero los hijos hacen estas cosas, a medio crecer se distancian luego regresan cargados del cariño acumulado. Paciencia y abrazos

    ResponderEliminar
  5. Son cosas de la edad, seguramente ni se imagina...
    Un abrazo, buen finde

    ResponderEliminar
  6. A veces esas cosas de los hijos duelen, pero es ley de vida; cuando el pájaro dice a volar, poco se puede hacer.

    Abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  7. Rafael, se siente el amor y el dolor por ese vástago que ha creado distancias. Pero tu amor más puede. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  8. Comparto criterio con nuestra amiga Ester, la vida es una gran maestra y también un ciclo, por lo general.
    Lo único invariable es el amor infinito que tenemos a los hijos, lo más certero. Volverás a tener lo de antaño, estoy convencida. Que sea pronto.
    Todo mi afecto, Rafael.

    ResponderEliminar
  9. Así es a veces la vida, los chavales se vuelven independientes y quieren reafirmar sus propios sentimientos. Pero casi todos no olvidan nunca el amor que se les dío y vuelven a se como eran.
    Deseo que Rafaelito pronto regrese a sus sentimientos, porque la vida es una gran maestra y lo que hemos sentido y vivido, nunca se olvida.

    Un abrazo con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  10. Son periodos que uno va pasando pero al paso de los años te va a volver y vas a encontrar a tu hijo que tanto añoras sus caricias.
    Un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Caro Rafael possivelmente quem é pai compreende bem esse distanciamento do filho, o que também aconteceu comigo e meu filho.
    Bom domingo e um abraço.

    ResponderEliminar
  12. Mi deseo es que tu hijo vuelva a ser el hijo cariñoso y ejemplar que era antes.Los padres siempre estamos preocupados por los hijos y nos gustaría que fueran de una forma de ser muy distinta a lo que ellos son pero es su personalidad y hay que respetarlos y seguir queriéndolos tal cómo son.Saludos

    ResponderEliminar
  13. Mis mejores deseos .
    Ya verás como todo volverá a la normalidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Rafael, los hijos no son nuestros, son de la vida, ese sentimiento lo padecemos todos los padres, que daríamos por tenerlos de nuevo, por unos instantes en nuestro regazo.
    Lindo el poema.
    Ahora estoy trabajando y tengo menos tiempo, pero no olvido a mis amigos, vendré a leerte.
    Feliz comienzo de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Lindo homenaje a tu adre y a Rafaelito, que
    por creciendo, anda en sus cosas.
    Ojalá se cumpla tu deseo,

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Te paciencia amigo Rafael, seguro que su distanciamiento es temporal y el día que menos lo esperes regresará al hogar buscando todo el cariño y amor que tu le tienes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Rafael y Rafaelito, dos valiosos personajes.

    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Ojalá Rafaelito lea tu legítima invocación, Rafael y vuelva a ser lo que era en homenaje a doña Elvira. Comparto tu anhelo, desde la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Esteban, espero que así sea... el tiempo lo dirá.

      Abrazos.

      Eliminar
  19. Habrá que dar tiempo al tiempo. BEsis.

    ResponderEliminar
  20. Es ley de vida. Se distancian un poco pero no se olvidan del cariño que han recibido de los padres. Solo hay que tener paciencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Dale tiempo...
    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  22. Cuando alguien parte se lleva un pedazo de nuestro corazón. La vida nunca vuelve a ser igual. Hermoso poema.
    Abrazos desde Cuba

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.